Categorías

La UE se ha comprometido a adoptar las medidas necesarias para mejorar el acceso del agua potable, reduciendo hasta en un 20% el consumo de agua embotellada.Sabemos que beber agua del grifo contribuye a reducir las emisiones de CO2 y las enormes cantidades de plásticos residuales que se generan cada día, una de las principales causas de la basura que ensucia nuestros mares. Pero además, según la UE, aumentar el consumo del agua del grifo, permitiría a los hogares europeos ahorrar más de 600 millones de euros al año.

Teniendo en cuenta el importante impacto económico y ambiental que acarrea el consumo de agua embotellada, es fundamental impulsar el consumo del agua del grifo. Por este motivo, los gobiernos de la UE se han puesto manos a la obra con la revisión de la directiva sobre la calidad del agua potable. La nueva normativa propone un enfoque más eficiente para garantizar un mayor control sobre la calidad de este recurso.

 Una respuesta a la primera Iniciativa Ciudadana

Esta reforma responde a la primera Iniciativa Ciudadana Europa, conocida como ‘Right2Water’. Aunque las negociaciones no comenzarán hasta que el nuevo Parlamento esté constituido, ya se han incluido nuevas disposiciones con el objetivo de unificar la normativa sobre ciertos materiales que pueden entrar en contacto con el agua, como el plomo, el níquel o el mercurio.

Además de los criterios sobre la calidad del agua, el texto aprobado por la UE informa de que se llevarán a cabo campañas destinadas a informar a los ciudadanos sobre la calidad del agua que beben. El objetivo es mejorar y fomentar el suministro de agua gratuita y, en este sentido, una de las propuestas de la Eurocámara pasa por fomentar el suministro de agua del grifo gratuita en bares y restaurantes, además de la instalación de más fuentes en lugares y edificios públicos.

Agua potable para todos

Para garantizar el acceso al agua potable, desde Bruselas recuerdan que corresponderá a cada país identificar a los ciudadanos que no tengan acceso a este recurso y las causas de esa falta de acceso. Todos los afectados deberán ser informados sobre las distintas posibilidades de conectarse a una red de distribución, y sobre de la existencia de otros medios alternativos para acceder al agua potable.

 Es cierto que en nuestro país el agua del grifo es segura y de calidad, pero la UE quiere que lo sea todavía más. Así que este nuevo plan también incluye otras medidas para reducir el riesgo de contaminación y actualizar los parámetros de calidad, utilizando los valores recomendados por la OMS. Según la Comisión Europea, un mejor acceso al agua potable reduciría el consumo de botellas hasta en un 17%. Además, los nuevos requisitos reducirían los posibles riesgos vinculados al agua potable de un 4% a menos de un 1%.

Tú también puedes disfrutar de un agua más limpia y de calidad, libre de agentes contaminantes y bacterias. Recuerda que gracias a los equipos de osmosis y descalcificación, certificados por APS, el agua del grifo de todos nuestros hogares se convierte cada día en agua más pura, libre de elementos contaminantes que pueden ser nocivos para nuestra salud.