Este tipo de agua es llamada “agua dura” y puede provocar problemas en el funcionamiento de los electrodomésticos, ya que se obstruyen las tuberías. Además, la ropa que se lava en la lavadora se estropeará y aparecerán manchas en los platos que se lavan en el lavavajillas, entre otras cosas.

Por lo que se refiere a las personas, un agua demasiado dura afecta a nuestra piel y nuestro pelo, resecándolos y produciendo irritación, sobre todo si tenemos la piel sensible. Si bebemos agua con mucha cal durante un periodo prolongado de tiempo, es posible que se formen cálculos en los riñones u otros tipos de problemas.

Una solución eficaz a estos problemas es instalar un descalcificador en la entrada de agua a la vivienda. Este dispositivo filtra el agua y disminuye la cal, garantizando un agua más saludable. Pero las ventajas de los descalcificadores van más allá de mejorar nuestra salud: conseguiremos reducir el uso de detergentes y pastillas antical, la vida útil de los electrodomésticos será mucho mayor y además, podremos tomar el agua del grifo sin necesidad de tener que comprar agua embotellada y siendo más responsables con el medio ambiente.

En APS también ofrecemos descalcificadores para aliviar los síntomas que provoca el exceso de cal en el agua.

Productos añadidos para comparar

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitio.